índice

TEMA 15º

 

NOMBRE, APELATIVOS y SÍMBOLOS DEL

ESPÍRITU SANTO

(N. 691-701)

 

1. El nombre propio del Espíritu Santo

2. Los apelativos del Espíritu Santo

3. Los símbolos del Espíritu Santo

 

El nombre propio del Espíritu Santo:

 

"«Espíritu Santo», tal es el nombre propio de Aquel que adoramos y glorificamos con el Padre y el Hijo. La Iglesia ha recibido este nombre del Señor y lo profesa en el Bautismo de sus nuevos hijos".

 

Espíritu viene del hebreo Ruah: soplo, aire, viento. Jesús habló a Nicodemo del Soplo de Dios, el Espíritu divino.

 

"Espíritu y Santo son atributos divinos comunes a las Tres Personas divinas". Uniendo los dos términos, Espíritu Santo, nos referimos sólo a la Tercera Persona de la Santísima Trinidad.

 

Los apelativos del Espíritu Santo:

 

Jesús llama al Espíritu Santo, Paráclito, "literálmente aquel que es llamado junto a uno", advocatus. Se traduce normalmente por Consolador. También Jesús llama al Espíritu Santo, Espíritu de Verdad. (Jn 14, 16-26; 15, 26; 16, 7-13).

 

San Pablo emplea también los términos: el Espíritu de la promesa, el Espíritu de la adopción, el Espíritu de Cristo, el Espíritu del Señor, el Espíritu de Dios.

Y San Pedro: el Espíritu de gloria.

 

Los símbolos del Espíritu Santo:

 

a) El agua: Nuestro nacimiento natural se hace en el agua y nuestro nacimiento sobrenatural en el agua bautismal, tras la invocación al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Bautizados en un solo Espíritu, también "hemos bebido de un solo Espíritu" (1 Co 12, 13).

"El Espíritu es, pues, también personalmente el Agua viva que brota de Cristo crucificado como de su manantial y que en nosotros brota en vida eterna" .

 

b) La unción: "El simbolismo de la unción con el óleo es también significativo del Espíritu Santo, hasta el punto de que se ha convertido en sinónimo suyo".

En la Confirmación la unción es el signo sacramental que en las Iglesias de Oriente se llama "Crismación".

La primera Unción realizada por el Espíritu Santo es la de Jesús, Cristo (Mesías) significa Ungido.

Los reyes de Israel, especialmente David, eran ungidos del Señor.

La humanidad que el Hijo asume está totalmente ungida por el Espíritu Santo. "La Virgen María concibe a Cristo del Espíritu Santo". "Jesús distribuye profusamente el Espíritu Santo".

 

c) El fuego: "Mientras que el agua significa el nacimiento y la fecundidad de la vida dada en el Espíritu Santo, el fuego simboliza la energía transformadora de los actos del Espíritu Santo".

La palabra del profeta Elías "abrasaba como antorcha".

Juan Bautista anunciará a Cristo como el que "bautizará en el Espíritu Santo y el fuego" (Lc 3, 16).

Espíritu del cual Jesús dirá: "He venido a traer fuego sobre la tierra y ¡cuánto desearía que ya estuviese encendido! (Lc 12, 49)

"En forma de lenguas «como de fuego» se posó el Espíritu Santo sobre los discípulos la mañana de Pentecostés y los llenó de él. La tradición espiritual conservará este simbolismo del fuego como uno de los más expresivos de la acción del Espíritu Santo, «no extingáis el Espíritu" (1 Ts 5, 19)".

 

d) La nube y la luz: "Estos dos símbolos son inseparables en las manifestaciones del Espíritu Santo".

En el Antiguo Testamento la Nube (luminosa u oscura) señala la presencia de Dios: Moisés en la montaña del Sinaí, en la tienda de la reunión, durante la marcha por el desierto.

En el Nuevo Testamento el Espíritu Santo cubre "con su sombra" a la Virgen María para concebir a Jesús.

 

En la montaña de la Transfiguración la nube cubrió con su sombra a Jesús, a Moisés y a Elías, a Pedro, Santiago, y Juan, y " se oyó una voz desde la nube que decía:

«Este es mi Hijo, mi Elegido, escuchadle»" (Lc 9, 34-35)

"Es, finalmente, la misma nube la que «ocultó a Jesús a los ojos» de los discípulos el día de la Ascensión, y la que lo revelará como. Hijo del hombre en su Gloria el Día de su Advenimiento.".

 

e) El sello: "Es un símbolo cercano al de la unción. En efecto, es a Cristo a quien «Dios ha marcado con su sello.» (Jn 6, 27) Y el Padre nos marca también en él con su sello.". Este símbolo indica el carácter imborrable (indeleble) de los sacramentos del Bautismo, Confirmación y Orden sacerdotal que no pueden ser reiterados.

 

f) La mano: con la imposición de manos, Jesús cura a los enfermos y los Apóstoles transmiten el poder del Espíritu Santo. "Este signo de la efusión todopoderosa del Espíritu Santo, la Iglesia lo ha conservado en sus epíc1esis sacramentales".

 

g) El dedo: Por el dedo de Dios expulsa Jesús los demonios La ley de Dios se escribió en tablas de piedra "por el dedo de Dios" (Ex 31, 18). "La «carta de Cristo» entregada a los Apóstoles «está escrita no con tinta, sino con el Espíritu de Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en las tablas de carne del corazón» (2 Co. 3, 3). El himno Veni Creator invoca al Espíritu Santo como dextrae Dei tu digitus «<dedo de la diestra del Padre»)".

 

h) La paloma: "Al final del diluvio (cuyo simbolismo se refiere al Bautismo), la paloma soltada por Noé vuelve con una rama tierna de olivo en el pico, signo de que la tierra es habitable de nuevo.

Cuando Cristo sale del agua de su bautismo, el Espíritu Santo, en forma de paloma, baja y se posa sobre él El Espíritu desciende y reposa en el corazón purificado de los bautizados".

El columbarium es un sagrario metálico en forma de paloma típico de algunos templos. "El símbolo de la paloma para sugerir al Espíritu Santo es tradicional en la iconografía cristiana".

índice