índice

TEMA 34º

 

 

EL TODOPODEROSO

 (N. 268-274. Resúmenes 275-278)

 

 

De todos los atributos divinos el símbolo sólo nombra la omnipotencia divina.

 

Esa omnipotencia es:

- Universal: Dios ha creado todo, rige todo y lo puede todo.

- Amorosa: Porque Dios es nuestro Padre.

-         Misteriosa: Sólo la fe puede descubrirla cuando “se manifiesta en la debilidad” (2 Co 12, 9).

 

1. “Todo cuanto le place, lo realiza” (Sal 115, 3)

2. “Te compadeces de todos porque lo puedes todo” (Sb 11, 23).

3. El misterio de la aparente impotencia de Dios.

 

Todo cuanto le place, lo realiza” (Sal 115, 3):

 

Dios es llamado “el Poderoso de Jacob” (Gen 49, 24; Is 1, 24), el Señor de los ejércitos, el Fuerte, el Valeroso. Es Todopoderoso en el cielo y en la tierra porque Él las ha hecho. Todo el universo está sometido a su Poder.

 

 

Te compadeces de todos porque lo puedes todo” (Sb 11, 23)

 

“Dios es el Padre todopoderoso. Su paternidad y su poder se esclarecen mutuamente”.

 

Muestra su omnipotencia paternal de dos maneras:

1. Cuidando de nuestras necesidades, “por la adopción filial que nos da [<<yo seré para vosotros padre, y vosotros seréis para mí hijos e hijas, dice el Señor todopoderoso>> (2 Co 6, 18)]”

 

2. “Por su misericordia infinita, pues muestra su poder en el más alto grado perdonando libremente los pecados”.

 

“La omnipotencia divina no es en modo alguno arbitraria: <<En Dios el poder y la esencia, la voluntad y la inteligencia, la sabiduría y la justicia son una sola cosa, de suerte que nada puede haber en el poder divino que no pueda estar en la justa voluntad de Dios o en su sabia inteligencia>> (Sto. Tomás de Aquino)”.

 

 

El misterio de la aparente impotencia de Dios:

 

“La fe en Dios Padre todopoderoso puede ser puesta a prueba por la experiencia del mal y del sufrimiento. A veces Dios puede parecer ausente e incapaz de impedir el mal. Ahora bien, Dios Padre ha revelado su omnipotencia de la manera más misteriosa en el anonadamiento voluntario y en la Resurrección de su Hijo, por los cuales ha vencido el mal”.

En la muerte y Resurrección de Cristo es donde Dios desplegó todo su poder y toda su fuerza.

Las grandezas del Señor que proclamó la Virgen María pasan por la pequeñez de su sierva. Sólo quien tiene fe es capaz de percibir esta maravilla de la omnipotencia divina, “la necedad divina es más sabia que la sabiduría de los hombres, y la debilidad divina, más fuerte que la fuerza de los hombres” (1 Co 1, 25).

“Para Dios nada hay imposible”.


 

RESUMEN:

 

1. Con Job confesamos: “Sé que eres todopoderoso: ningún proyecto te es irrealizable” (Job 42, 2).

 

2. La Iglesia llama a “Dios todopoderoso y eterno” creyendo firmemente que “nada es imposible para Dios”. (Lc 1, 37).

 

3. Dios manifiesta su omnipotencia convirtiéndonos de nuestros pecados y restableciéndonos en su amistad por la gracia”. “Oh Dios que manifiestas especialmente tu poder con el perdón y la misericordia...”.

 

4. “De no ser por nuestra fe en que el amor de Dios es todopoderoso, ¿cómo creer que el Padre nos ha podido crear, el Hijo rescatar, el Espíritu Santo santificar?”.

 

 

índice