índice

TEMA 4º

CREO EN JESUCRISTO, HIJO ÚNICO DE DIOS 

Y EN JESUCRISTO, SU ÚNICO HIJO, SEÑOR NUESTRO

 (N. 422-451. Resúmenes: 452-455)

 

1.- La Buena Nueva

2.- Jesús

3.- Cristo

4.- Hijo único de Dios

5.- Señor

 

La Buena Nueva

 

a) La Buena Nueva: Dios ha enviado a su Hijo.

Enviando a su Hijo amado nacido de una mujer, Dios ha cumplido las promesas hechas a Abraham y a su descendencia, y lo ha hecho más allá de toda expectativa. Jesús, el carpintero nacido en Belén, muerto y crucificado en Jerusalén es el Mesías (Cristo), Hijo de Dios: Esta es la Buena Nueva.

 

b) "Anuncian... la inescrutable riqueza de Cristo" (Ef. 3,8): La transmisión de la fe cristiana es ante todo el anuncio de Jesucristo para llevar a los hombres a la fe en El".

 

c) En el centro de la Catequesis: Cristo. El fin de la Catequesis es "conducir a la comunión con Jesucristo".

"En la Catequesis lo que se enseña es a Cristo, el Verbo encarnado e Hijo de Dios y todo lo demás en referencia a El; el único que enseña es Cristo, y cualquier otro lo hace en la medida en que es portavoz suyo, permitiendo que Cristo enseñe por su boca".

 

Jesús

 

"Jesús quiere decir en hebreo: «Dios salva». Este nombre expresa

a la vez su identidad y misión. Dios salvará al pueblo de sus pecados en Jesús. Esta salvación es muy superior a la liberación de Israel de la "Casa de la servidumbre". Los discípulos de Jesús hacen milagros y expulsan los demonios en su Nombre.

El Nombre de Jesús está en todas las oraciones cristianas y "numerosos cristianos mueren, como Santa Juana de Arco, teniendo en sus labios una única palabra: «Jesús»". (n. 2668)

"La invocación del Santo Nombre de Jesús y la oración cristiana del Vía Crucis nos hacen amar su Nombre. (Cf. n. 2669)

 

Cristo

 

"Cristo viene de la traducción griega del término hebreo «Mesías» que quiere decir «ungido».

En Israel eran ungidos con aceite los consagrados a una misión divina: reyes, sacerdotes y profetas. El Mesías debía ser "ungido" por el Espíritu del Señor como rey, sacerdote y profeta.

Los ángeles anuncian a los pastores de Belén el nacimiento de un salvador, que es el Cristo Señor. En el momento de su bautismo por Juan aparece como el Ungido por el Padre y el Espíritu Santo.

Jesús aceptó que le llamen "Mesías, hijo de David" pero rechazó cualquier connotación político-militar.

El mesianismo de Jesús es el del siervo sufriente, no ha venido a ser servido sino a servir. Después de su resurrección Pedro proclamará: "Sepa, pues, con certeza toda la casa de Israel que Dios ha constituido Señor y Cristo a este Jesús a quien vosotros habéis crucificado"

(Hch 2,36)

 

Hijo Único de Dios

 

"Hijo de Dios, en el Antiguo Testamento, es un título dado a los ángeles, al pueblo elegido, á los hijos de Israel y a sus reyes significa entonces una filiación adoptiva que establece entre Dios y sus criaturas unas relaciones de una intimidad particular. Cuando el Rey-Mesías prometido es llamado «hijo de Dios», no implica necesariamente, según el sentido literal de esos textos, que sea más que humano. Los que designaran así a Jesús en cuanto Mesías de Israel, quizá no quisieran decir nada más".

 

Sin embargo Pedro y Pablo sí confiesan que Jesús es Hijo de Dios en el sentido fuerte y literal del término. Jesús ante la pregunta del Sanedrín: "Entonces, ¿tú eres el Hijo de Dios?" responde: "Vosotros lo decís: yo soy" (Lc 22,70). Jesús acostumbra a llamar a Dios, Padre. Y habla de mi Padre y vuestro Padre. Solo para enseñamos a orar dice: "Padre nuestro".

 

En el Bautismo y en la Transfiguración se oye la voz de Dios que dice que Jesús es su "Hijo amado".

En las palabras del centurión ante Jesús crucificado se expresa el sentido pleno de la fe cristiana alcanzada en el misterio pascual: "Verdaderamente este hombre era Hijo de Dios" (Mc 15,39).

"Después de su Resurrección, su filiación divina aparece en el poder de su humanidad glorificada".

 

Señor:

 

"En la traducción griega del Antiguo Testamento YHWH se traduce por Kyrios (Señor). En el Nuevo Testamento se usa "Señor" para designar al Padre pero también se emplea, "y aquí está la novedad, para Jesús reconociéndolo como Dios".

Jesús muestra su sabiduría divina en "sus actos de dominio sobre la naturaleza, sobre las enfermedades, sobre los demonios, sobre la muerte y el pecado".

Muchas personas se dirigen a Jesús como" Señor". Después de la Resurrección: "Señor mío y Dios mío", "¡Es el Señor!".

"La oración cristiana está marcada por el título «Señor»": El Señor esté con vosotros, por Jesucristo nuestro Señor.

"El hombre no debe someter su libertad personal, de modo absoluto, a ningún poder terrenal sino sólo a Dios Padre y al Señor Jesucristo: César no es el «Señor»”.

 

RESUMEN:

 

1- El nombre de Jesús significa "Dios salva". No hay bajo el cielo otro nombre por el que los hombres podamos salvamos.

 

2- El nombre de Cristo significa "Ungido", "Mesías". Jesús es el Mesías porque "Dios le ungió con el Espíritu Santo y poder", él es el esperado de Israel.

 

3- Jesús es el Hijo Único del Padre. El mismo es Dios.

 

4- El nombre del Señor significa la soberanía divina. Confesar o invocar a Jesús como Señor es creer en su divinidad.

 

 

 

índice