índice

TEMA 56º

 

LA SALVACIÓN DE DIOS:

LA LEY Y LA GRACIA.

LA LEY MORAL

(N. 1949-1974. Resúmenes 1975-1986)

 

 

La ley moral procede de la sabiduría divina. En sentido bíblico se puede definir como instrucción paternal, una pedagogía divina que nos conduce a la bienaventuranza prometida. “Proscribe los caminos del mal que apartan de Dios y de su amor. Es a la vez firme en sus preceptos y amable en sus promesas”.

 

- “La ley es una regla de conducta proclamada por la autoridad competente para el bien común”.

- La ley moral supone el orden racional establecido entre las criaturas para su bien por el Creador.

- Toda ley tiene en la ley eterna su verdad primera y última. La ley es una ordenación de la razón que procura el bien común.

 

La ley moral tiene en Cristo su plenitud y su unidad. “Porque el fin de la ley es Cristo para justificación de todo creyente” (Rm 10, 4).

 

 

                            1. La ley moral natural.

                            2. La ley antigua.

                            3. La ley nueva o ley evangélica.

 

 

La ley moral natural:

 

“La ley natural expresa el sentido moral original que permite al hombre discernir mediante la razón lo que son el bien y el mal, la verdad y la mentira”. La ley natural está inscrita y grabada en el alma de todos y cada uno de los hombres.

 

La ley natural contiene los preceptos esenciales para que el ser humano pueda alcanzar su fin. Esta ley está expuesta en sus principales preceptos en el Decálogo. Esta ley se llama natural porque pertenece propiamente a la naturaleza humana.

 

La ley natural “no es otra cosa que la luz de la inteligencia puesta en nosotros por Dios; por ello conocemos lo que es preciso hacer y lo que es preciso evitar. Esta luz o esta ley, Dios la ha dado al hombre en la creación” (Sto. Tomás de Aquino).

 

-         La ley natural “es universal en sus preceptos, y su autoridad se extiende a todos los hombres. Expresa la dignidad de la persona y determina la base de sus derechos y sus deberes fundamentales”.

-         La ley natural es inmutable no cambia con el paso del tiempo.

 

La ley moral natural es la base de las normas morales humanas y de las leyes civiles.

 

“Los preceptos de la ley natural no son percibidos por todos de una manera clara e inmediata”. Son necesarias la gracia y la revelación para conocerlos con certeza.

 

 

La ley antigua:

 

Dios eligió a Israel y le reveló su ley preparando así la venida de Cristo. La ley de Moisés contiene muchas verdades naturalmente accesibles a la razón.

 

La ley antigua tiene su mejor expresión en el Decálogo que indica los caminos del amor a Dios y al prójimo.

 

“Dios escribió en las tablas de la ley lo que los hombres no leían en sus corazones” (San Agustín).

 

Esta ley muestra lo que hay que hacer pero no da la fuerza para cumplirlo. La ley antigua es una preparación para el Evangelio. La ley antigua es profecía y pedagogía de las realidades venideras.

 

“La ley se completa mediante la enseñanza de los libros sapienciales y de los profetas, que la orientan hacia la Nueva Alianza y el Reino de los cielos”.

 

 

La ley nueva o ley evangélica:

 

“La ley nueva o ley evangélica es la perfección aquí debajo de la ley divina, natural y revelada. Es obra de Cristo y se expresa particularmente en el Sermón de la Montaña. Es también obra del Espíritu Santo, y por él viene a ser la ley interior de la caridad”.

 

Esta ley nueva podemos cumplirla con la gracia comunicada en los sacramentos.

 

▓ La ley evangélica da cumplimiento, purifica, supera y lleva a su perfección la ley antigua. (Las Bienaventuranzas)

 

▓ La ley evangélica lleva a plenitud los mandamientos de la ley. “El Evangelio conduce así la ley a su plenitud mediante la imitación del Padre Celestial, mediante el perdón de los enemigos y la oración por los perseguidores, según el modelo de la generosidad divina”.

 

▓ La ley nueva practica los actos de la religión: “la limosna, la oración y el ayuno, ordenándolos al Padre que ve en lo secreto, por oposición al deseo de ser visto por los hombres. Su oración es el Padre Nuestro”.

 

▓ “La ley evangélica entraña la elección decisiva entre los dos caminos y la práctica de las palabras del Señor, está resumida en la regla de oro: <<Todo cuanto queráis que os hagan los hombres, hacédselo también vosotros, porque esta es la ley y los profetas>> (Mt 7, 12).

     Toda la ley evangélica está contenida en el <<mandamiento nuevo>> de Jesús “amarnos los unos a los otros como Él nos ha amado”.

 

 

 

▓  Al Sermón del monte conviene añadir la catequesis moral de las enseñanzas apostólicas. (Rm 12-15; 1 Co 12-13; Cal 3-4; Ef 4-5; etc.). En estas enseñanzas exponen los Apóstoles virtudes que derivan de la fe en Cristo y que anima la caridad, el principal don del Espíritu Santo.

     “Vuestra caridad sea sin fingimiento (...) amándoos cordialmente los unos a los otros (...) con la alegría de la esperanza; constantes en la tribulación; perseverantes en la oración; compartiendo las necesidades de los santos; practicando la hospitalidad” (Rm 12, 9-13).

 

▓  La ley nueva es llamada:

-         Ley del amor: porque hace obras por el amor que infunde el Espíritu Santo más que por el temor.

-         Ley de gracia: porque confiere la fuerza de la gracia para obrar mediante la fe y los sacramentos.

-         Ley de libertad: porque nos libera de las observancias rituales y jurídicas de la ley antigua, nos inclinan a obrar espontáneamente bajo el impulso de la caridad y nos hace pasar de la condición del siervo que ignora lo que hace su señor, a la de amigo de Cristo, <<porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer>> (Jn 15, 15), o también a la condición de hijo heredero.

 

▓  La ley nueva contiene también los consejos evangélicos. “Los consejos evangélicos manifiestan la plenitud viva de una caridad que nunca se ve contenta por no poder darse más”.

 

_______________________________________________________

 

RESUMEN:

 

● “Según la Sagrada Escritura, la ley es una instrucción paternal de Dios que prescribe al hombre los caminos que llevan a la bienaventuranza prometida y proscribe los caminos del mal”.

 

● “La ley es una ordenación de la razón para el bien común, promulgada por el que está a cargo de la comunidad”.

 

●  “Cristo es el fin de la ley; sólo Él enseña y otorga la justicia de Dios”.

 

●  “La ley natural es una participación en la sabiduría y en la bondad de Dios por parte del hombre, formado a imagen de su Creador. Expresa la dignidad de la persona humana y constituye la base de sus derechos y sus deberes fundamentales”.

 

●  “La ley natural es inmutable, permanente a través de la historia. Las normas que la expresan son siempre substancialmente válidas. Es la base necesaria para la edificación de las normas morales y la ley civil”.

 

● “La ley antigua es la primera etapa de la ley revelada. Sus prescripciones morales se resumen en los diez mandamientos”.

 

● “La ley de Moisés contiene muchas verdades naturalmente accesibles a la razón. Dios las ha revelado porque los hombres no las leían en su corazón”.

 

●  “La ley antigua es una preparación al Evangelio”.

 

●   La ley nueva “se expresa especialmente en el Sermón del Señor en la montaña y utiliza los sacramentos para comunicarnos la gracia”.

 

●  “La ley evangélica cumple, supera y lleva a su perfección la ley antigua: sus promesas mediante las bienaventuranzas del Reino de los cielos, sus mandamientos, reformando el corazón que es la raíz de los actos”.

 

●  “La ley nueva es ley de amor, la ley de gracia, ley de libertad”.

 

● Más allá de sus preceptos, la ley nueva contiene los consejos evangélicos”.

índice