índice

TEMA 62º

 

JESUCRISTO DESCENDIÓ A LOS INFIERNOS, AL TERCER DÍA RESUCITÓ DE ENTRE LOS MUERTOS.

JESÚS DESCENDIÓ A LOS INFIERNOS

 (N. 631-635. Resúmenes 636-637)

 

 

La afirmación del Nuevo Testamento de que Jesús “resucitó de entre los muertos” (1 Co 15, 20) supone que antes de la resurrección, permaneció en la morada de los muertos. “Es el primer sentido que dio la predicación apostólica al descenso de Jesús a los infiernos; Jesús conoció la muerte como todos los hombres y se reunió con ellos en la morada de los muertos. Pero ha descendido como Salvador proclamando la buena nueva a los espíritus que estaban allí detenidos”.

 

“La Escritura llama infiernos, sheol o hades a la morada de los muertos donde bajó Cristo después de muerto, porque los que se encontraban allí estaban privados de la visión de Dios”.

 

Jesús liberó a las almas santas que esperaban a su Libertador en el seno de Abraham. “Jesús no bajó a los infiernos para liberar allí a los condenados ni para destruir el infierno de la condenación, sino para liberar a los justos que le habían precedido”.

 

“Hasta a los muertos ha sido anunciada la  buena nueva” (1 P 4, 6).

 

Llega así la salvación a los hombres y mujeres de todos los tiempos y de todos los lugares. También a los justos que murieron antes de Cristo.

 

“Un gran silencio envuelve la tierra: un gran silencio y una gran soledad. Un gran silencio, porque el Rey duerme. La tierra está temerosa y sobrecogida, porque Dios se ha dormido en la carne y ha despertado a los que dormían desde antiguo (...) Va a buscar a nuestro primer Padre como si éste fuera la oveja perdida.

Quiere visitar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte. Él, que es al mismo tiempo Dios e Hijo de Dios, va a librar de sus prisiones y de sus dolores a Adán y Eva (...) <<Yo soy tu Dios, que por ti y por todos los que han de nacer de ti me he hecho tu Hijo. A ti te mando: Despierta, tú que duermes, pues no te creé para que permanezcas cautivo en el abismo; levántate de entre los muertos, pues yo soy la vida de los muertos>>” (Antigua homilía sobre el grande y santo sábado).

 

________________________________________________________

 

RESUMEN:

 

● “En la expresión <<Jesús descendió a los infiernos>>, el símbolo confiesa que Jesús murió realmente, y que, por su muerte a favor nuestro, ha vencido a la muerte y al diablo <<Señor de la muerte>>” (Hb 2, 14).

 

●  “Cristo muerto, en su alma unida a su persona divina, descendió a la morada de los muertos. Abrió las puertas del cielo a los justos que le habían precedido”.

 


 

índice