índice

ANTICONCEPTIVOS

 

Honorio Maíz "Procreación responsable" rev. Palabra nº 225. Abril 1984  p. 25-28 (173-176)

Hace un comentario al discurso de Juan Pablo II en Castelgandolfo en 17 de Septiembre de 1983  DP-258

 

1- Criterio Moral: "la valoración moral de cualquier conducta exige plantearse la moralidad de los fines y la de los medios empleados para alcanzar dicho fin".

      A) La moralidad de los fines: "El matrimonio se ordena por su propia naturaleza a los hijos... la decisión de un matrimonio de no tener hijos, temporal o definitivamente, sólo se justificará en determinadas y graves circunstancias".

      - "El acuerdo conjunto, provisional o permanente, de no tener nuevos hijos requiere serios motivos para ser moralmente lícito. Efectivamente se trata de una determinación contraria a la primera ordenación del matrimonio".

      B) La moralidad de los medios: "únicamente existen dos procedimientos respetuosos con la naturaleza y, por consiguiente, moralmente aceptables: la continencia total, y el uso del matrimonio sólo en los periodos en que la fisiología de la mujer es naturalmente infecunda cualquier otro sistema-procedimientos químicos, mecánicos, etc... y no digamos el aborto- contradiría la naturaleza y sería moralmente reprobable, sería un pecado mortal, aún cuando estuviera circunstancialmente justificado el propósito de eludir nuevos nacimientos".

      - "La contracepción se ha de considerar objetivamente tan profundamente ilícita, que jamás puede justificarse por razón ninguna" (Juan Pablo II discurso citado)

2- Planteamiento ascético:

      - "Todo bautizado, y por consiguiente también los esposos, está llamado a la Santidad" (Juan Pablo II idem)

      - "Todos, incluidos los esposos, estamos llamados a la Santidad, y ésta es una vocación que puede exigir incluso heroísmo. No hay que olvidarlo" (Juan Pablo II idem)

         Olvidarlo sería tanto como relegar a las personas llamadas al matrimonio a una especie de vocación cristiana de segunda categoría: reducirlos a una mediocridad que de ningún modo se compagina con la igualdad radical de los fieles".

* Contexto de heroísmo: "El espíritu donado a los creyentes escribe en nuestro corazón la ley de Dios y, por tanto, no se nos impone sólo desde fuera, sino que se nos da interiormente. Creer que existen situaciones en que de hecho, no es posible a los esposos ser fieles a todas las exigencias de la verdad del amor conyugal, equivale a olvidar el acontecimiento de gracia que caracteriza la Nueva Alianza, es decir, que la gracia del Espíritu Santo hace posible lo que no es posible abandonado a sus solas fuerzas. De modo que es preciso sostener a los esposos en su vida espiritual, invitarles a que recurran con frecuencia a los Sacramentos de la Confesión y de la Eucaristía, para que estén retornando continuamente y convirtiéndose sin cesar a la verdad de su amor conyugal" (Juan Pablo II idem)

índice