índice

ESPERANZA

 

1- "La esperanza es una virtud teologal por la cual, apoyados en la bondad divina, deseamos confiadamente la salvación eterna y el auxilio de Dios para alcanzarla."  (Ibañez-Mendoza  X, 11)

2- "No hay que olvidar el carácter de la esperanza teológica, cuyo objeto es Dios, a ser poseído sobrenaturalmente en la visión beatífica. Referir la esperanza a una tendencia expansiva del ser hacia su plenitud, como término de una evolución del ser creado, entre otros inconvenientes gravísimos, puede presentar, si no se atenúa o explica bien la frase, el de abatir el carácter sobrenatural de la visión beatífica, que es término propio de la esperanza teológica." (Juan Bautista Manyá  Prólogo a la obra de Josef Pieper "sobre la esperanza"  Madrid 1951  Rialp  p. 16)

 

Josef Pieper "Sobre la Esperanza"  Madrid  1951   Rialp

3- La virtud de la esperanza es virtud sólo en cuanto virtud teologal (I-II 62, 3 ad 2  p. 33)  Los paganos no tienen esperanza  (1 Tes IV, 13)

      - Es un imperturbable encaminamiento hacia una plenitud y una felicidad que no se le  a la naturaleza del hombre" (p. 34)

      - Su origen: la gracia. Su objeto: felicidad sobrenatural en Dios.

      - Sólo sabemos de la existencia, del origen y del objeto de esta virtud teologal por la revelación divina" (p. 34)

      - "La esperanza es una imperturbable dirección hacia la plenitud del ser, es decir, hacia el bien, sólo y cuando se origine de la realidad de la gracia en el hombre y se dirija a la felicidad sobrenatural en Dios" (p. 34-35)

      - La justicia cesa de ser justicia (virtud) cuando se encamina al mal. La esperanza no cesa si su objeto es malo.

     

4- "A la esperanza natural le falta lo que pertenece al concepto de virtud: , que se dirija de tal modo hacia el bien que no pueda en modo alguno volverse hacia el mal  (virt. comm. 2)" (p. 35)

5- "Esta firmeza en la dirección hacia el bien le sobreviene a la esperanza, esto es claro, sólo cuando es obra de Dios y se dirige hacia El, es decir, cuando es virtud teologal" (p. 35)

6- "El ímpetu auténtico de la esperanza natural desemboca, después de recibir su forma [después de hacerse teologal], en la virtud de la magnanimidad [extensio animi ad magna (II-II  129, 1) tensión del ánimo hacia las cosas grandes]. La humildad es la barrera protectora y la canalización de esta desembocadura" (p. 36)

7- "La pérdida culpable de la esperanza sobrenatural tiene dos raíces: la falta de grandeza de ánimo y la falta de humildad" (p. 38)

8-  (Rom VIII, 24) ..."San Pablo no ha dicho, por tanto, ; pero todavía no en realidad (re), sino en esperanza; dice . La esperanza nuestra está en Cristo, pues en él está ya cumplido lo que como promesa esperamos" (San Agustín Contra Faustum 11, 7  p. 43)

9- "Todavía no vemos lo que esperamos. Sin embargo, somos el cuerpo de aquella cabeza en la que está realizado lo que esperamos" (San Agustín   Sermones 157, 3  p. 44)

10- "La oración es la exteriorización y manifestación de la esperanza es  (II-II 17,4), en ella se expresa la esperanza misma" (p. 44)

11- "La juventud [alma joven] es causa de la esperanza. Pues la juventud tiene mucho futuro y poco pasado" (I-II  40, 6  p. 48)

12- "Los que confían en Yaveh renuevan sus fuerzas y echan alas como de águila y vuelan velozmente sin cansarse y corren sin fatigarse" (Is XL, 31)

13- "El principio y raíz de la desesperación es la acedia, la pereza" (p. 59)

14- "La acedia es una especie de tristeza ( )  (I-II 35, 8), y precisamente una tristeza respecto del bien divino del hombre" (p. 60)

15- "Esta juventud del hombre que espera se aniquila en igual medida con las dos formas de falta de esperanza, tanto con la desesperación [anticipación de la no plenitud del fracaso de la vida] como con la presunción  [anticipación de la plenitud], pero de forma diferente: con la desesperación en forma de senilidad, con la presunción en la forma de infantilismo" (p. 69)

 

índice