índice

ETIENNE GILSON

 

"El filósofo y la Teología"

Edic. Guadarrama   Madrid 1962

 

1- "... nunca he concebido la posibilidad de esta división interna de un espíritu en el que una mitad cree independientemente mientras la otra filosofa

2- "El latín es la lengua de la Iglesia; el doloroso envilecimiento de la liturgia cristiana por obra de traducciones en lengua vulgar que sin cesar se vulgariza más permite la necesidad de una lengua sagrada cuya misma inmovilidad proteja contra las depravaciones del gusto" (p. 22, I)

3- "La Iglesia opone una resistencia invencible a toda reforma filosófica que la obligaría a modificar la fórmula del dogma, y tiene razón, pues el sentido cambiaría con las palabras, y proposiciones que han sufrido las pruebas de los concilios durante siglos no pueden ser alteradas sin volver a plantear la verdad misma en cuestión". (p. 33, I)

4- Describiendo cómo sus maestros siendo religiosos en su vida diaria sin embargo en la enseñanza de la filosofía pretendían total asepsia, afirma: "Dicha enseñanza quería ser "mutua", como se dice, y lo era, en efecto, en toda la medida de lo posible, con la inquietante consecuencia de que el acuerdo de nuestros maestros se realizaba principalmente sobre negaciones, abstenciones o reservas tácitas, si bien pocos entre ellos se sentían libres para enseñar las verdades más elevadas a su modo de ver y que más sentían" (p. 49, II) (Se trata de Durkheim, León Bruuschrieg, Lachelier...)

5- "Mis profesores de Nuestra Señora de los Campos [Seminario Menor en el que estudió Gilson] me habían enseñado muy bien mi religión, pero no confundían ésta con la escolástica. En cuanto a la Sorbona, me había enseñado a este respecto dos cosas solamente: que la escolástica es una filosofía que no vale la pena conocer, puesto que Descartes la había cambiado por completo, y que basta con saber que es un aristotelismo mal comprendido" (p. 62, III)

6- "Nosotros mismos nos equivocábamos, ciertamente, tomando por la escolástica misma lo que no era sino una forma decadente y bastarda (...) He ahí la playa de aquella época confusa: una verdad que sus guardianes habían perdido. Y se asombran que otros se nieguen a verla, pero muestran otra cosa en su lugar, y ni ellos mismos saben dónde está" (p. 69-70, III)

7- "Uno de los reproches familiares al grupo [de críticos] era la costumbre de hacer que Santo Tomás materializarse a Dios, lo concibiese como una "cosa"; cuanto más tendía una fórmula a "cosificar" a Dios, como entonces se decía, más posibilidades había de que lo hubiera escrito Santo Tomás" (p. 72, III)

8- "La Acción Francesa confesaba que utilizaba a la Iglesia para sus fines políticos, [su jefe era ateo], y tampoco esto era nuevo; desde Augusto Comte y su llamada a los conservadores se sabía que un positivismo ateo puede buscarse aliados políticos en el lado de los católicos" (p. 77, III)

9- "Los fanáticos de derecha producen los de izquierda, y siempre están dispuestos a perseguirse unos a otros en nombre de algún principio sagrado" (p. 78, III)

10- "Los sacerdotes que conocíamos personalmente porque se mezclaban en el mundo de los filósofos y cuyo celo religioso admirábamos, se encontraban tarde o temprano desaprobados por la Iglesia, mientras que los que triunfaban sobre ellos en nombre de la ortodoxia se decían partidarios de una filosofía cuya lengua no era ya de nuestro tiempo. Éramos víctimas de un desorden cuyas causas ignorábamos" (p. 80, III)

11- "Lo que decían los portavoces oficiales de la ortodoxia estaba comprometido por demasiados lazos temporales para inspirar plena confianza, pero como cada vez que un sacerdote intentaba hablar en forma distinta la tentativa acababa mal, y ello no sin que mediase culpa por su parte, no se sabía, hacia qué lado volverse"  (p. 83, IV)

12- Descubriendo el hecho de que algunos filósofos de principios de siglo en Francia se ponían a hacer teología aunque en su vida hubieran estudiado un tratado de la ciencia y sin calibrar las consecuencias funestas de su imprudencia, afirma Gilson: "En la medida en que la teología filosofa, la filosofía se cree por lo mismo con derecho a teologizar" (p. 85, IV). "Los teólogos modernos tendían a hacer hincapié cada vez mayor en la filosofía. Mientras que los teólogos de la Edad Media, herederos en esto de los Padres de la Iglesia, habían renunciado con frecuencia a sus insuficiencias; los de nuestro tiempo insistían más bien sobre su necesidad" (p. 85, IV)

13- "La enseñanza del catecismo es, pues, la más importante de todas las que un cristiano está llamado a recibir a lo largo de su vida, por larga y llena de estudios que ésta sea. Es de vital importancia que esta enseñanza esté cargada, en su principio, con toda la verdad religiosa que se le pueda hacer llevar" (p. 87, IV)

14- El catecismo... "Esta teología en comprimidos bastaba como viático de toda una vida" (p. 86, IV)

15- "Todos los  conocimientos filósofos de Dios, juntos, no nos harán llegar nunca al Salvador de los hombres" (p. 87, IV)

16- "Mi vida religiosa no reposa en los razonamientos de Aristóteles, de Descartes o de Malebrache: fundatus sum supra firman petram (...) Creer es una cosa completamente distinta a creer saber; hasta tal punto, que en este segundo caso la fe aparecería fácilmente en cuanto que parecería no hacer otra cosa que confirmar el saber; pero si el saber pierde la confianza en sí mismo, este género de fe corre un gran riesgo de desaparecer con él. Este hombre creía saber que Dios existe; cuando no lo sabe, se da cuenta que tampoco cree" (p. 93, IV)

17- "La metafísica es difícil para todo el mundo, y es precisamente por eso por lo que, según Santo Tomás, era necesario que incluso las verdades salutíferas accesibles a la razón natural fueran reveladas (...) Dios no ha querido, simplemente, que la salvación fuese posible para todos solamente en teoría, y como en principio, sino prácticamente y de hecho" (p. 93-94, IV)

18- Santo Tomás "recomendaba a todos, jóvenes y menos jóvenes, recibir la verdad de Dios por la fe, en espera de poder comprenderla" (p. 94, IV)

19- A finales del S. XIX como reacción a los racionalistas (o filosofistas de la Enciclopedia) que pretendía que la razón pensara por sí mismo sin estar subyugada a ninguna tradición "muchos cristianos cometieron entonces el error de aceptar el planteamiento del problema elegido por sus adversarios. La razón se alzaba contra la fe y la tradición, y por consiguiente, pensaban ellos, era su enemiga. La mejor respuesta que pudieron imaginar fue, a su vez, alzar la fe y la tradición contra la razón" (p. 96, IV) (Surgió en este ambiente la definición del C.V. I la posibilidad de conocer con certeza a Dios con la sola luz de la razón)

20- Contra el racionalismo imperante a principio de siglo entre los católicos franceses que pensaban que la existencia de Dios no era objeto de fe divina, es decir, "sería imposible creer en la existencia de Dios" (p. 99, IV) infiriendo "de la definición del Concilio Vaticano que, puesto que se puede demostrar que Dios existe, es imposible creerlo" (p. 99, IV) un  "teólogo calvinista mantenía que la teología natural, es decir, la metafísica, es , en lo cual tenía toda la razón y se mostraba fiel a la verdad católica. La metafísica puede ofrecer unos preámbulos de la fe [Sto. Tomás], pero sólo la palabra de Dios le sirve de fundamento" (p. 100, IV)

21-"Sacerdote o seglar, teólogo o filósofo, el cristiano que defiende contra vosotros los derechos de la razón no tardará mucho en acusaros de herejía" (p. 105, IV)

22- Dos proposiciones explosivas: "todo lo que está en la Summa theologiae pertenece a la teología; yo creo en la existencia de Dios" (p. 106, IV)

23- Hizo su tesis "de 1915 sobre la Libertad en Descartes y la Teología" (p. 112, V)

24- "la filosofía griega salió de la Edad Media distinta de como había entrado en ella" (p. 115, V)

25- "La historia de la filosofía no consiste en fabricarse una doctrina para atribuírsela al filósofo del que se habla, sino, por el contrario, en no poner a su nombre más que aquello de lo que se está razonablemente cierto que él mismo ha pensado y dicho. Renunciar a inventar para mejor comprender es una gran regla metódica en materia de historia de las ideas. (p. 122,  V)

26- La teología es participación de la ciencia divina, del conocimiento que Dios tiene de sí mismo pero "Nada escapa a la ciencia que, por Sí mismo, Dios tiene" (p. 126, V) por tanto la teología debe incluir el conocimiento de la totalidad del ser finito y de las ciencias que lo estudian. "El conocimiento que adquiere de ellas [las ciencias, metafísica], si las conoce como incluidas en la ciencia divina, no la naturaliza más de lo que la ciencia que Dios tiene de las cosas compromete su divinidad" (p. 126, V)

27- "La teología está, pues, en el vértice de la jerarquía de las ciencias, de una manera análoga a aquélla como Dios es el vértice del ser" (p. 126, V)

28- Santo Tomás "Es una comparación lejana asimilar, en efecto, la teología al sentido común, y las disciplinas filosóficas a los varios sentidos propios" (p. 129, V  cfr. ST I q. 1  a.3)

29- "De tal manera que la doctrina sagrada resulta como una especie de sello de la ciencia de Dios (velut quaedam impressio divinae scientiae) que, una y simple, es la ley de todo" (p. 129, V)

30- "El teólogo, en cuanto teólogo, no hace filosofía; su último propósito nunca es producirla, pero la utiliza, y si no encuentra toda la que le hace falta  la produce par poder usar de ella" (p. 130, V)

31- "El objeto de la teología es la verdad de la fe cristiana, que no cambia: la Iglesia no puede cambiar de teología cada vez que algún filósofo le apetece proponer una nueva visión del universo" (p. 141, VI)

32- "La Escritura excede la ciencia; no tiene necesidad del universo de Einstein, así como tampoco del de Aristóteles, y los dogmas habitan una región tan inaccesible a las demostraciones de laboratorio que la verdad de la Iglesia no tiene que preocuparse de los cambios de aspecto que la ciencia impone a la naturaleza" (p. 164, VI)

33- "No conozco teología más libre y más atrevida que la de Santo Tomás, y tampoco conozco otra más domesticada por quienes se dicen proceder de ella" (p. 165, VI)

34- "La censura es una admonición, un poco ruda, pero saludable, para invitar al escritor a mejor pensar o a mejor escribir [mejor expresar su pensamiento]" (p. 177, VII)

35- "Había, en efecto, muchos errores [en el s. XIII] que condenar, pero era mucho más importante aún poner las verdades en su sitio. Era más difícil, y fue lo que entonces hizo Santo Tomás de Aquino (...) Es como cuando nos equivocamos de camino; el que nos dice: No va usted bien, nos hace probablemente un servicio, pero menos que el que nos informa sobre la manera de llegar. Santo Tomás lo había hecho con Aristóteles" (p. 181, VII)

36- "Para incluir al Dios de Aristóteles en la gran corriente del pensamiento cristiano, ha sido necesario, en primer lugar, hacer que dejase de ser el Dios de Aristóteles para convertirse en el Dios de la Escritura" (p. 184,  VII)

37- "Tal como ellos le concebían [suarezianos], Dios no tenía la inmutabilidad dinámica de un acto de ser, sino la otra, completamente estática, de una esencia cuya perfección consiste solamente en seguir siendo eternamente lo que es" (p. 189, VII)

38- "Santo Tomás sabía muy bien, también él, que Dios era inmóvil, pero no se equivocaba sobre la naturaleza de su inmovilidad" (p. 190, VII)

39- En VII Gilson reprocha a los detractores (críticos) de Bergson que frente a él insistieran en la inmovilidad de Dios (del Dios de Aristóteles, motor inmóvil) contra su evolución creadora, dejando de lado el Dios inmutable pero dinámico de Santo Tomás que hubiera aprovechado más "los presentimientos de verdad que contenía su pensamiento" (p. 190, VII)

40- "Dios es el Acto cuya esencia es el ser mismo, en su absoluta pureza" (p. 208, VII)

41- "Fue Santo Tomás quien nos hizo leer a Kierkegaard, y no lo contrario" (p. 210, VIII)

42- "Aseguraba de que todo lo que contradice la palabra de Dios es falso, la razón toma de esta certeza coraje e inspiración para volver contra los adversarios de la fe sus propias armas, tan grande es la eficacia de esta manera de filosofar" (p. 232, IX)

43- En IX Gilson pasa a comentar la encíclica de León XIII Aeterni Patris (4 agosto 1879) en la que -afirma- no se canoniza una filosofía determinada como oficial de la Iglesia sino que se enseña la manera de hacer Filosofía del cristiano, que no puede poner entre paréntesis su fe sino al contrario en ella funda su certeza de verdad. La filosofía cristiana sería "menos una doctrina que un uso religioso de la razón" (p. 233). "Así, pues, los que ponen el estudio de la filosofía al servicio de la fe, éstos filosofan de manera excelente; en efecto, el brillo de las verdades divinas, recogido por el alma, fecunda a la inteligencia misma; y no sólo no le quita nada de su dignidad, sino que incluso le añade mucho de nobleza, de penetración, de firmeza" (cita de la Encíclica por Gilson p. 233)

44- En relación con Etienne Gilson 13.4 "Si la esencia de la filosofía es perseguir el conocimiento de las causas a la luz de la razón natural, y si la esencia de la Teología es perseguir esta investigación a la luz de una revelación sobrenatural, es imposible que una misma disciplina participe a la vez de las dos" (p. 234 IX)

45- "La filosofía del S. XVII es inexplicable, lo mismo en su fondo que en su forma, si no se tienen en cuenta, con la revelación judeo-cristiana, los catorce siglos de Teología que, fundados en la fe, buscaron incausablemente su inteligencia.

Este uso de la razón en y para la fe, pero tomando al fin forma de ciencia, es exactamente la escolástica. Comparada con la obra de los Padres, la escolástica no representa una nueva doctrina, sino un nuevo estilo intelectual correspondiente al tiempo en que, súbitamente aumentada con la aportación aristotélica, la corriente de la tradición cristiana se cargó con una masa de nociones filosóficas y científicas nuevas" (p. 235 IX)

46- "San Agustín había asimilado a Plotino, pero en Plotino no hay ciencia, no hay más que metafísica, o Teología natural, y ética. Basta, por el contrario, tomar la masa de los comentarios de Santo Tomás de Aquino sobre Aristóteles para ver la naturaleza del cambio que se ha producido [de los Stos. Padres a la escolástica] (p. 235 IX)

47- "En la serie de los medios y de los fines, cada medio se presenta a su vez como un fin provisional. Para hacer matemáticas con vistas a la física, hay un momento en que hay que hacer matemáticas como se hacían por sí mismas (...) También los maestros de la Edad Media debieron hacer filosofía como filósofos, porque no tenían otro medio de aprender a filosofar para servir útilmente a la verdad cristiana. Y por consiguiente lo hicieron, con el resultado de que la parte de la especulación filosófica en el estudio de la palabra de Dios asumió unas proporciones que parecen muy pronto excesivas" (p. 235 IX). "Se terminó que quedase poco sitio para el estudio de la Escritura, centro y corazón de toda enseñanza cristiana" (idem p. 236)

48- "La inflacción de la parte correspondiente a la filosofía hizo necesario estudiarla y enseñarla por sí misma en las escuelas. Esto se hizo, y la disciplina diferente así constituida se convirtió en la . Casi podría decirse la , a secas" (p. 236 IX)

49- En su encíclica Aeterni Patris (4 agosto 1879) León XIII como conclusión que hay que entender dentro de la historia y del cuerpo de la encíclica da "la orden de restaurar en las escuelas la manera de filosofar de Santo Tomás" (p. 238 IX). En realidad "no fue él [León XIII] quien hizo la elección [por Santo Tomás], sino la Iglesia" (p. 239 IX)

50- "Desde el principio del siglo XIV, y siempre después, la Iglesia se ha reconocido a sí misma en la doctrina de Santo Tomás de Aquino. Y sabe que puede recurrir a ella con la certeza de encontrar intacto en ella, con su  propio pensamiento, todo el tesoro de la revelación y de la tradición, orgánicamente ordenado, interpretado, clasificado gracias a las luces que la razón natural pone a su servicio.

Elaborar semejante doctrina era simplemente llevar a su punto de perfección el genus philosophandi, la "manera de filosofar" inaugurada por los Padres desde el siglo II de la era cristiana" (p. 239 IX). La elección del tomismo -concluye Gilson- por parte de León XIII no sería más que "un homenaje al conjunto de la tradición cristiana" (p. 239 IX) a la que habría llevado "a su punto de perfección" (p. 239 IX)

Junto a la historia de la Iglesia también coloca al tomismo en un lugar de honor la experiencia personal, es decir "los gozos que el estudio asiduo y perseverante de Santo Tomás reserva a sus fieles" (p. 240 IX)

51- "Tal como se desprende de la encíclica Aeterni Patris, la filosofía cristiana es, pues, el uso que el cristiano hace de la especulación filosófica en su esfuerzo por conquistar la inteligencia de su fe, tanto en las materias accesibles a la razón natural como en aquéllas que la exceden. León XIII no dice que no hay otras maneras de filosofar, ni siquiera que ninguna otra sea buena; dice solamente que ésta es la mejor, sobre todo, para un cristiano" (p. 240 IX)

52- "Dios es la única protección del hombre contra las tiranías del hombre" (p. 249 X)

53- "La felicidad del tomismo es la alegría de la libertad que se siente al acoger toda verdad venga de donde venga" (p. 249 X)

54- "El discípulo de Santo Tomás puede decir a su vez: "Cree y piensa lo que quieras". Como la caridad, la fe es liberadora" (p. 249 X)

55- "En sus escritos sobre Aristóteles, Santo Tomás no es más que un comentador, y es en las dos sumas y en otros escritos del mismo género donde es propiamente autor y por consiguiente, es aquí donde hay que buscar su pensamiento personal" (p. 257 X)

56- "Las nociones filosóficas más originales y más profundas de Santo Tomás sólo se le revelan a quien le lee como teólogo" (p. 258 X)

57- "Metido en la virtud de la fe, que nunca se separa de la esperanza ni del amor, el teólogo emplea todas sus posibilidades naturales para obtener del objeto de la fe un conocimiento imperfecto y provisional, pero que le pone en el camino de la visión de Dios que espera en la otra vida" (p. 260-261 X)

58- "Es en esta empresa donde se adquiere y se perfecciona el arte de ser tomista: filosofar, como sólo un cristiano puede hacerlo, en la fe" (p. 261 X)

59- "La Iglesia están tan segura de la verdad de la fe, que ve en cada progreso de las ciencias la promesa segura de un progreso correspondiente para el entendimiento de la fe, que es la sustancia misma de la filosofía cristiana. No olvidemos nunca a San Pablo: invisibilia Dei... Cuanto mejor conozcamos la naturaleza, mejor podremos conocer a Dios" (p. 267 XI)

60- Los problemas entre ciencia y fe "nacen de las ilusiones de un sabio que se mezcla en teología, o de un teólogo que se mezcla en la ciencia" (p. 272 IX). Así Galileo afirmó que es la tierra la que gira alrededor del sol, los teólogos tuvieron que pararle los pies cuando "intentó interpretar a su manera los textos de la Escritura que parecían opuestos a esta conclusión" (p. 272 XI). "Pero cuando los jueces de Galileo negaron el movimiento de la tierra, se metieron a su vez en astronomía, de la que nada dice la Escritura" (p. 272 XI)

61- "La primera condición, absolutamente necesaria, para que la filosofía cristiana tenga un futuro, es pues el mantenimiento incondicional de la primacía de la palabra de Dios, incluso en filosofía" (p. 279 XI)

62- "Toda filosofía cristiana que deja de reconocer la primacía de la fe, se ahoga en la dispersión de las filosofías paganas. Las fuentes primeras de su unidad son la Escritura y la tradición" (p. 280 XI)

63- La causa del mal en la filosofía cristiana está en "  [León XIII Aeterni Patris]. No se trata, pues, del gusto por la originalidad, ante el que, por lo demás, ningún sabio ni filósofo se inquieta, sino de una pasión desordenada por la ausencia de originalidad que implica la imitación y que pone a los espíritus a la caza perpetua de lo nuevo por lo nuevo" (p. 279 XI)

64- "No basta recordar a los espíritus el error, si al mismo tiempo no se les puede decir dónde está la verdad" (p. 285 XI)

 

índice