índice

FAMILIA

 

1- "Es una triste pero ruda verdad que la clave y hasta la causa de muchas apostasías filiales puede ser ésta: unos padres con una egoísta concepción de la vida centrado en el amor a la riqueza, cuyo supremo anhelo es la consecución de bienes materiales, el crecimiento ilimitado del nivel de vida familiar; y todo eso arropado, recubierto, por un barniz de práctica religiosa y una etiqueta cristiana" (José Orlandis ¿Qué es ser católico?  ed. Eunsa  RNT1  Pamplona 1977  pág.66)

2- "La presión de la población en aumento es un factor de progreso, que mueve a los hombres a sacudir su pereza y a mejorar las técnicas de producción, a no malgastar los recursos, a evitar el ocio y la utilización de excesivos bienes superfluos". (Juan José Sanguinetti "La ideología neomaltusiana"  rev. Palabra 176,  IV-1980(188); 32)

3- "En las actuales condiciones, la evangelización de las familias se llevará a cabo, sobre todo, a través de otras familias". (Juan Pablo II "A la Secretaría General del Sínodo de Obispos"  23-II-1980   DP-1980 n. 59  III 5)

4- "La familia es no sólo procreadora, sino también educadora (en el amor, en la responsabilidad, en la libertad)" (D.V. Frace Catholique  cit. rev. Palabra 177, V-1980 (238))

5- "La fuerza y la vitalidad de cualquier país, será tan grande, como la fuerza y vitalidad de sus familias. Ningún grupo produce un impacto tan grande en un país como la familia. No existe grupo alguno que tenga un papel tan decisivo en el futuro del mundo". (Juan Pablo II "Homilía de la Misa en Uhuru Park de Nairobi" 7-V-1980  DP-135)

6- "esa civilización occidental ha concebido a la familia y a la empresa de una manera muy determinada. Las ha concebido con siglos de experiencia no basada en tradiciones según el sentido peyorativo de la palabra sino con todas las ventajas del cambio, el paso de los siglos, de costumbres, de conceptos religiosos, éticos y sociales". (Antonio Valero en la XX Asamblea de la Agrupación de Miembros del IESE  9-II del X 1980.  Nuestro Tiempo nº 316  pág. 24)

7- "Cada hogar cristiano debería ser un remanso de serenidad, en el que, por encima de las pequeñas contradicciones diarias, se percibiera un cariño hondo y sincero, una tranquilidad profunda, fruto de una fe real y vivida". (Es Cristo que pasa 22)

8- "La fe y la esperanza se han de manifestar en el sosiego con que se enfocan los problemas, pequeños o grandes, que en todos los hogares ocurren, en la ilusión con que se persevera en el cumplimiento del propio deber. La caridad lo llevará así todo, y llevará a compartir las alegrías y los posibles sinsabores; a saber sonreír, olvidándose de las propias preocupaciones para atender a los demás; a escuchar al otro cónyuge o a los hijos, mostrándoles que de verdad se les quiere y comprende; a pasar por alto menudos roces sin importancia que el egoísmo podría convertir en montañas; a poner un gran amor en los pequeños servicios de que está compuesta la convivencia diaria" (Es Cristo que pasa 23)

9- "Que vuestros hijos sean educados según Cristo, que aprendan el gran valor que tiene ante Dios la humildad y lo mucho que aprecia Dios el amor casto, que comprendan cuán grande sea y cuán hermoso el temor de Dios y cómo es capaz de salvar a los que se dejan guiar por él, con toda pureza de conciencia. Porque el Señor es escudriñador de nuestros pensamientos y de nuestros deseos, y su Espíritu está en nosotros, pero cuando él quiere nos lo puede retirar". (S. Clemente I papa "Carta a los Corintios"  caps. 21, 1-22,5; 23, 1-2  Funk, 89-93  of. de lect.  Lunes XXX)

10- "Una mujer que es madre debe darse cuenta de que es insustituible en muchas de las atenciones que el hijo requiere, y que esas atenciones son más importantes que lo que podría procurar con su trabajo profesional. Por eso deben anteponerse a éste. Muchas veces, lo que nos atrae es lo que más nos apetece, y puede ser muy apetecible salir de casa y delegar responsabilidades, en vez de quedarse en casa atendiendo a los hijos si lo necesitan. Hay que tener presente, además, que el trabajo de ama de casa es ocasión de perfeccionamiento personal, tanto como cualquier otro trabajo; lo que da dignidad a éste es el que esté bien hecho, y no la consideración social de que sea objeto. Si la prioridad de la atención a la familia queda a salvo, a mí me parece muy bien que la mujer tenga trabajo fuera del hogar. Y quiero subrayar que esa prioridad obliga igualmente al hombre: el que sacrifique o desatienda a la familia por su profesión, es injusto y destructivo; destructivo, tanto para la familia como para él mismo" (Carmen Balmaseda autora del libro "la mujer frente a sí misma", entrevista de Mariana Grunefeld E.  rev. Mundo Cristiano  Nº 257  Mayo 1984  p. 59).

12- "La fuerza de la vida parroquial en vuestro país puede evaluarse, sobre todo, por el modo como las familias transmiten la fe a cada generación sucesiva, y por el sistema eficiente y esencial de las escuelas católicas, que vosotros y vuestros predecesores habéis construido y sostenido con gran sacrificio.(...) «la familia misma es el lugar preferente y más apropiado para la enseñanza de las verdades de nuestra fe, para la práctica de las virtudes cristianas y para el cultivo de los valores esenciales de lavida humana» (Discurso en la plaza de Ntra. Sra. de Guadalupe, San Antonio 13-IX-1987 n. 4)" (Juan Pablo II, Discurso al tercer grupo de obispos estadounidenses en visita ad limina 17-III-1998 DP-43 n. 5).

índice