índice

GRACIA

 

1- "La gracia sana supone, sana y eleva la naturaleza; no la sustituye" (Fernando Ocariz  Amor a Dios, Amor a los hombres III, 2  pág. 101  ed. Palabra cita a Santo Tomás: "Gratia supponit naturam et eam non destruit sed perficit"

2- "La gracia renueva al hombre desde dentro, y le convierte -de pecador y rebelde-  en siervo bueno y fiel (cfr. Mt XXV, 21)" (Es Cristo que pasa n. 162)

3- "Al que tenga sed le daré gratis de la fuente de agua de vida" (Apoc XXI, 6)

4- "El que venciere heredará estas cosas [las nuevas cosas que Dios ha hecho v. 5], y seré su Dios y él será mi hijo. Los cobardes, los infieles, los abominables, los homicidas, los fornicadores, los hechiceros, los idólatras y todos los embusteros tendrán su parte en el estanque, que arde con fuego y azufre, que es la segunda muerte" (Apoc XXI, 7-8)

5- Concilio de Orange II: "La gracia hace que podamos invocar a Dios (can. 3); de la gracia viene: el deseo y la voluntad de ser limpios (can. 4); el initium fideli y el credulitatis afectis (can. 5); todo esfuerzo hacia la fe (can. 6); todo acto saludable (can. 7); toda preparación (can. 8 y 12) y todo merecimiento (can. 18). Los ocho anatemas y las ocho afirmaciones siguientes confirman que la iniciativa de la salvación viene de Dios y que ningún bien saludable se da sin la gracia" (Manuel José Rodríguez M. GER XI, 149  v. GRACIA SOBRENATURAL II  5, c   Madrid 1972)

6- Balance doctrinal de la controversia jansenista: "1) La noción de elevación a la sobrenatural es precisada cuando se define que los privilegios de Adán eran sobrenaturales (cfr. Denz Sch. 2434-35); 2) Se confirma que el pecado original no destruye la libertad (Denz Sch 2402, 2438-40, 2448); 3) que la libertad permanece bajo la gracia (Denz Sch 2002-2004); 4) que Dios quiere salvar a todos los hombres (Denz Sch 2005), que ayuda a todos y no manda lo imposible (Denz Sch 2001); 5) y se excluye la actitud rigorista que condena lo que no sea amor perfecto, es decir, el amor que no admite mezcla con el temor y está influido por un amor de pura caridad (Denz Sch 2444, 244-2447, 2450-2458, 2623)" (Manuel José Rodríguez M.  GER XI, 152  v. GRACIA SOBRENATURAL II, 10, b    Madrid 1972)

7- "Dios habita en el alma del justo tanquam cognitum in cognoscente et amatum in amante (...) (Sto. Tomás) Lo primero en la vida de gracia del hombre parece ser la nueva relación de Dios trino y no la transformación que se sigue de la presencia de la misma Trinidad (Schmaus); si bien otros (Baumgartner) optan por relacionar directamente la filiación adoptiva con la gracia santificante, en cuanto que la filiación, con el derecho a la herencia paterna, resulta adecuadamente de la gracia santificante" (Manuel José Rodríguez M  GER XI, 156   Madrid 1972  v. GRACIA SOBRENATURAL III, 4, c)

8- "La gracia es necesaria por dos razones: para alcanzar el fin último sobrenatural y por la condición de la naturaleza caída" (idem III, 5, a)

 

Manuel José Rodríguez M.  GER XI, 154  v. GRACIA SOBRENATURAL III, 2, a   Madrid 1972

9- "La gracia es una realidad sobrenatural que Dios concede gratuitamente al hombre, para hacerle partícipe de su propia vida trinitaria, transformando, elevando y divinizando su ser y actividad"

* "La división en gracia creada y gracia increada, como todas las demás, no constituyen en sí mismas motivo suficiente para relegar u omitir el carácter unitario de la gracia de Cristo".

* "Cristo (...), recobra con su Pasión, Muerte y Resurrección, una vida inédita para el hombre caído; y es la vida de Dios comunicándose y comunicada al hombre la realidad que la gracia designa. La vida de Dios comunicada a cada hombre, en cuanto vida comunicada, se puede entender mejor a la luz de las divisiones siguientes que son, en su mayoría, producto postridentino".

- Gracia increada: "es el elemento personalista de la transformación del hombre que Dios obra sin su cooperación"

- Gracia creada: "don producido en el alma por la presencia de Dios en ella"

10- "La gracia creada comprende la distinción entre gracia interna y gracia externa":

- Gracia externa: "es una influencia moral respecto del hombre, una obra externa de la voluntad salvífica de Dios"

- Gracia interna: "inhiere en el hombre, transformándole en su ser y en sus facultades porque obra en su interior".

11- "La distinción entre gracia justificante (gratum faciens) y gracia de oficio (gratis data) es, en el fondo, una división de la gracia creada interior"

-Gracia gratum faciens: "es una gracia individual que justifica y santifica al hombre: como su nombre indica, le hace verdaderamente grato a los ojos de Dios"

- Gracia gratis data: "obra una especie de capacitación interna para la ejecución de acciones ordenadas a la santificación y salvación de otros (p. ej. los carismas)"

12- "La gracia justificante que verdaderamente regenera al hombre, puede entenderse en su aspecto de don permanente y en su aspecto dinámico o motor. El don permanente es la gracia habitual, la gracia santificante de Trento y que S. Tomás llamaba gracia gratum faciens. El don o auxilio de la gracia actual es un movimiento transitorio ordenado a una acción salvadora"

* "Casi todos los demás elencos son divisiones de la gracia actual o están estrechamente emparentados con ella: gracia sanante o medicinal y gracia elevante; gracia preveniente y gracia concomitane o adiuvante, gracia operante y gracia cooperante; gracia suficiente y gracia eficaz".

 

La gracia puede ser:

 

* Increada:

            - Externa:

                        - De oficio

 

* Creada:

            - Interna:

                        - Justificante:    A) Habitual: don permanente (santificante)

                                                          

                                                           B) Actual (aspecto motor):

                                                                       B.1- Sanante o medicinal y elevante

                                                                       B.2- Preveniente y concomitante o                                                                          adiuvante

                                                                       B.3- Operante y cooperante

                                                                       B.4- Suficiente y eficaz

 

13- "La noción de gracia que se perfila en S. Tomás es la de un principio de energía sobrenatural, sobreañadido, que transforma y diviniza el ser y la actividad naturales. Por lo general, S. Tomás designa el don «creado» y no el «increado» en el sentimiento paulino de amor de Dios, de presencia viva de Dios en el alma y muestra que la gracia es una realidad o algo real infundido al alma, distinto de Dios y de ella (Sum. Th. I-II q 110 a 1). La razón que da es significativa: el amor al bien que existe en otra criatura mueve la voluntad del hombre, en cambio la voluntad divina, que no sufre la atracción de un bien fuera de sí, al amar crea el bien que ama (infundens et creans bonitatem in rebus, cfr. a 1; ad 1; ad 2). La reflexión sobre el carácter creador del amor divino aclara la postura tomista: el amor es necesariamente creador de valor, de modo que hablar del don creado supone el don increado. Dicho de otra manera: el amor de Dios por el hombre produce su efecto en él (q 110 a 1; De vertitate, q 28 a 2 ad 6; q 27 a 1 y 5; también, In II sent. d 26  q 1  a 1); este efecto es la gracia, bien real e infuso en el alma. Si S. Tomás habla más del don creado es porque fija su atención en la transformación ontológica del alma, interpretando la participación en la naturaleza divina (cfr. Sum. Th. I-II q 110 a 2; ad 2; 2 q 23  a 1) en términos de causalidad ejemplar y eficiente. S. Agustín afirmaba la deificación y la veía especialmente en el acto de caridad que Dios hace hacer al hombre (De spiritu et littera, PL 44, 237) respecto de Dios. S. Tomás lo sigue, en cuanto que también afirma una deificación radical a través de la cual Dios obra en el converso para que libremente le ame, transformándole en sus facultades espirituales y también en su misma esencia (Sum. Th. II-II   q 23 a 2; es una deificación radical que se prolonga en una deificación de las potencias, mediante virtudes infusas: I-II q 110 a 4; q 62 a 1; q 1 a 4; q 63 a 3 y 4). Pero Dios no obra en el alma como causa formal sino como causa eficiente: transforma al hombre a través de una forma intermedia (De veritate, q 27 a 1 ad 1)

S. Tomás define la gracia, primero por su gratuidad (I-II q 110 a 1; q 112 a 1) y, más adelante, afirma que la transformación aludida es la gracia gratum faciens (a 4; cfr. De veritate, q 27 a 6) que no puede ser una substancia: la gracia es una «forma accidental», una «cualidad» sobrenatural (Sum. Th. I-II q 110 a 2; a 3 ad 3). (...) La gracia (...) es un esse divino, sobrenatural, una nueva manera de ser".

índice