índice

MUERTE

 

 

1- "En 1787 Leopold Mozart enfermó gravemente. Días antes de morir recibió carta de su hijo (Wolgang Amadeus) «¡Sé que está Usted realmente enfermo! Sin duda no necesito decirle con cuánta ansiedad espero noticias tranquilizadoras de usted mismo. Aunque me he acostumbrado a imaginarme todo lo peor; ya que la muerte, mirándola bien, es el verdadero objetivo final de nuestra vida, y por eso desde hace años me he familiarizado tanto con ese verdadero y buen amigo del hombre, que su imagen no sólo ha dejado de tener algo de espantoso para mí, sin oque es algo muy tranquilizador y consolador. Y doy gracias a Dios que me ha concedido la felicidad de tener ocasión  -usted me comprende-  de conocerla como llave de nuestra felicidad verdadera. Nunca me acuesto sin pensar que quizá, por joven que yo sea, no veré el día siguiente. Y nadie de todos los que me conocen puede decir que fui mal humorado o triste en mi trato. Y por esa felicidad doy gracias todos los días a mi creador y se la deseo de corazón a todos mis semejantes» (Carta de Mozart a su padre moribundo, Viena 4-IV-1787)"  (rev. Nuestro Tiempo  Marzo 1988  Nº 405  pág. 107)

 

índice