índice

PECADO

 

1- "Si no existiese en la tierra el mal moral, el mal físico se retiraría de tal modo que nuestro mundo resultaría irreconocible". (Juan Bautista Torelló "Psicoanálisis y confesión" ed. 2 Rialp  Madrid 1974  pág. 50)

2- "En la base de muchas enfermedades  internas exclusivamente » hay una conducta equivocada, si no moralmente reprensible". (Juan Bautista Torelló "Psicoanálisis y confesión" ed. 2 Rialp   Madrid 1974   pág. 50)

3- "Nos comportamos, a veces, como si ese bien que hay en nosotros, el bien del alma y del cuerpo, las capacidades, las facultades, las fuerzas, fuesen de nuestra propiedad exclusiva, de la que podemos servirnos y abusar de cualquier manera, derrochándola y disipándola.

Efectivamente, el pecado es siempre un derroche de nuestra humanidad, el derroche de nuestros valores más preciosos". (Juan Pablo II "Homilía en la Parroquia de S. Ignacio de Antioquía, en Roma"  16-III-1980  DP-1980   n. 72   n. 3)

4- "El pecado es (...) una voluntaria conversio ad crenturas que contiene una radical aversio a Deo y una orgullosa ruptura de la relación con Dios (Prieto Palazzini , en Realidad del pecado, Rialp, Madrid 1962, pág. 23)"  (Juan Bautista Torelló  "Psicoanálisis y confesión"  ed. 2 Rialp, Madrid 1974  p. 135)

5- "Todos conocemos personas en las que existen  que no tienen nada que ver con el dolor y con la conciencia del pecado, porque son sine materia. Estos sentimientos son objeto de la psicoterapia. Algunos autores han confundido incomprensiblemente el sentimiento patológico de culpa con el sentido del pecado". (Juan Bautista Torelló  "Psicoanálisis y confesión"  ed. 2  Rialp  Madrid 1974  p. 87)

6- "El remordimiento del pecado real es preciso, límpido, limitado al ámbito de la conciencia; el sentimiento angustioso de culpabilidad es una oleada vaga, difusa, que invade toda la personalidad; a pesar de las apariencias, no constituye un problema moral, sino un puro problema psicológico, que el psicoanálisis pretende curar con su método característico". (Juan Bautista Torelló  idem  p. 87-88)

7- "El hombre moderno, mal orientado tanto en el terreno ético como en el religioso, confunde a menudo la moral con la magia, y prescindiendo de sus intenciones íntimas se atribuye culpas simplemente porque se siente desgraciado o fracasado o porque ha quebrantado alguna ley o técnica cuya observancia considera necesaria  -equivocadamente o no -  para su bienestar. De aquí el origen de tantas angustias actuales, de tantos  patológicos". (Juan Bautista Torelló idem  pág. 133)

8- "El hombre puede llamar al pecado por su nombre, no está obligado a falsificarlo en sí mismo, porque la Iglesia ha recibido de Cristo el poder y la potencia sobre el pecado para bien de las conciencias humanas". (Juan Pablo II "Homilía en la Catedral de Turín"  13-IV-1980   DP-98)

9- "Ya con el bautismo, el cristiano murió para el pecado y quedó consagrado a Dios". (Juan Pablo II "A las religiosas en el templo de María Auxiliadora, Turín"  13-IV-1980  DP-100)

10- "No es lo que entra por la boca lo que hace impuro al hombre; mas lo que sale de la boca, eso es lo que al hombre le hace impuro" (Mt XV, 11)

11- "Toda la gente piadosa está convencida de que la santidad, la piedad y el santo temor de Dios, que florecen en el seno de la Iglesia son debidos, en gran parte, al sacramento de la confesión... Puede asegurarse que, si en la vida cristiana se suprimiera la confesión sacramental, los vicios y las malas costumbres lo llenarían todo" (Catecismo Romano II, 5)

12- "Todo hombre se esfuerza por adaptar sus convicciones a sus deseos, si no tiene el valor y la fuerza necesarios para ajustar su conducta a sus convicciones. En efecto, el hombre se esfuerza siempre por atribuir a su conducta motivos morales elevados o, al menos, intachables, mientras no es consciente de los ocultos e incontrolados impulsos pasionales que lo dominan o se niega a admitir su influencia" (Albert Lang  Teología fundamental I   Madrid 1975  p. 149  Rialp 3ª ed.)

13- "no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero. Pero si hago lo que no quiero, ya no soy yo quien lo hace, sino el pecado que habita en mí. Por consiguiente, tengo en mí esta ley: que, queriendo hacer el bien, es el mal el que se me apega; porque me deleito en la Ley de Dios según el hombre interior, pero siento otra ley en mis miembros que repugna a la ley de mi mente y me encadena a la ley del pecado, que está en mis miembros. ¡Desdichado de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte? Gracias a Dios, por Jesucristo nuestro Señor... Así, pues, yo mismo, que con la mente sirvo a la Ley de Dios, sirvo con la carne a la ley del pecado". (Rom VII, 19-25)

14- "Bien es andar con temor de sí, para no fiarse ni poco ni mucho de ponerse en ocasión donde suele ofender a Dios, que esto es muy necesario, hasta estar ya muy enteros en la virtud" (Santa Teresa de Jesús "Libro de la vida"  c. XIII)

15- "Cierto, no hay justo en la tierra que haga sólo el bien y no peque" (Ectés VII, 20)

16- "Si alguno dice que no tiene pecado miente y a sí mismo se engaña" (1 Ioh I, 8)

17- "Entre los autores clásicos de espiritualidad, muchos comparan al demonio como un perro rabioso, sujeto por una cadena: si no nos acercamos, no nos morderá, aunque ladre continuamente. Si fomentáis en vuestras almas la humildad, es seguro que evitaréis las ocasiones, reaccionaréis con la valentía de huir; y acudiréis diariamente al auxilio del cielo, para avanzar con garbo por este sendero de enamorados" (Amigos de Dios n. 180)

índice