índice

PRESENCIA DE DIOS

 

1- "A Él debéis contemplar, tener presente en vuestros pensamientos y afectos, seguir cada día porque sólo de El, cada uno de nosotros puede decir con plena verdad junto con San Pablo:»(Gal II, 20). De ahí debe partir vuestra alegría más profunda, de ahí ha de venir también vuestra fuerza y vuestro sostén". (Juan Pablo II "Discurso a los escolares de Roma"  1-III-1980  DP-1980  n. 62)

2- "Ya comáis, ya bebáis, ya hagáis algo, hacedlo todo para gloria de Dios" (I Cor X, 31)

3- "Que no entre en vuestro espíritu, o que no salga, nada que no sea» y que no lleve a Dios"  (Juan Pablo II "Alocunción a las religiosas de la región de Umbría, en Norcia"   23-III-1980   DP-1980  n. 79  n. 1)

4- "El otro enemigo, escribe San Juan ((cfr. 1 Ioh II, 16)), es la concupiscencia de los ojos, una avaricia de fondo, que lleva a no valorar sino lo que se puede tocar. Los ojos que se quedan como pegados a las cosas terrenas, pero también los ojos que, por eso mismo, no saben descubrir las realidades sobrenaturales". (Es Cristo que pasa  n. 6)

5- "La oración se hace continua, como el latir del corazón, como el pulso. Sin esa presencia de Dios no hay vida contemplativa; y sin vida contemplativa de poco vale trabajar por Cristo, porque en vano se esfuerzan los que construyen, si Dios no sostiene la casa (cfr Ps CXXVI, 1)" (Es Cristo que pasa  n. 8)

6- "Por lo demás, el fin de todas las cosas se va acercando. Por tanto sed prudentes y velad en oraciones, pero sobre todo mantened constante la mutua caridad entre vosotros; porque la caridad cubre muchedumbre de pecados, ejercitad la hospitalidad los unos con los otros sin murmuraciones, comunique cada cual al prójimo la gracia según que la recibió, como buenos dispensadores de diversas gracias de Dios. Si alguno habla, hágalo como quien habla palabras de Dios; si alguno ejerce un ministerio, hágalo según la virtud de Dios le suministra a fin de que en todo cuanto hagáis sea Dios glorificado por Jesucristo cuya es la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén. (1 Pe IV, 7-11)

índice