índice

UNIDAD

 

1.- “La unidad sólo puede ser fruto de una conversión a Cristo, el cual es la Cabeza del Cuerpo que es la Iglesia” (J. Pablo II Homilía en la concelebración con los obispos de Holanda 25-I-1980  DP-21  1980).

 

2.- “Hemos de preguntarnos sin cesar, de qué modo las expresiones humanas y las diversas dimensiones de nuestros esfuerzos de vida cristiana, y de nuestras empresas ecuménicas, manifiestan la búsqueda de la unidad como conversión a Cristo” (J. Pablo II Homilía en la concelebración con los obispos de Holanda 25-I-1980  DP-21  1980).

 

3.- Vid. Misa 3.1.

 

4.- “Sí, nuestra unidad no es solamente ni sobre todo unidad exterior, como la de un cuerpo social con sus estructuras de organización (...). Una Iglesia no está viva, no está unida, no es fuerte más que cuando sus miembros tienen una vida interior, una vida espiritual, es decir, una vida enlazada con el Espíritu de Dios, una vida de oración. Ahí está el corazón de la Iglesia. Ahí es donde se logra la comunión más íntima, que es la fuente de todas las demás. Vuestra vida, vuestra unidad está ante todo <<integrada con Cristo en Dios>> (cfr. Col III, 3)”. (Juan Pablo II “Homilía en el Estadio de Abidján, Costa de Marfil” 10-V-1980  DP-143).

 

5.- “Porque no hay más que una Iglesia de Jesucristo, que es como un gran árbol, en el cual habéis sido injertados, como los cristianos de Roma, como los cristianos de Polonia. La rama no podría vivir de l árbol, ni el sarmiento fuera de la vid. Vosotros vivís participando de la gran corriente vital que hace vivir a todo el árbol” (Juan Pablo II “Homilía en el Estadio de Abidján, Costa de Marfil” 10-V-1980  DP-143).

 

6.- “Es necesario que cada uno se comprometa, ante todo, en la búsqueda de una unión cada vez más profunda con Dios, mediante la fe, el diálogo de la oración, la purificación del corazón, si quiere contribuir eficazmente a la construcción de la unidad. Para el creyente la dimensión vertical de la apertura a Dios y de la relación con El es el presupuesto que condiciona todo otro compromiso en la dimensión horizontal de la relación con los hermanos” (Juan Pablo II “Homilía en la Misa para el Gen-Fest 80” 18-V-1980  DP-150).

 

7.- Vid. Sacerdote 9.3

 

8.- “En cierto sentido, los cristianos no preexisten a la Iglesia, y no subsisten como tales independientemente de la Iglesia” (Juan Pablo II “A los participantes en el encuentro romano organizado por la comunidad de Taizé” 30-XII-1980  DP-341)

 

9.- “Así pues, todos los hombres están llamados a esta unidad católica del Pueblo de Dios, que prefigura y promueve la paz universal, y a ella pertenecen de diferentes modos o están destinados los fieles católicos, los demás que creen en Cristo y, finalmente, todos los hombres sin excepción llamados a salvarse por la gracia de Dios” (Lumen gentium 13 d)

 

10.- (1 Cor III, 3-5): “El Apóstol no rechaza la diversidad; cada uno tiene de Dios su propio don, quien de una manera quien de otra. Pero esas diferencias han de estar al servicio del bien de la Iglesia” (Amigos de Dios n. 234).

 

Preces por la unidad (Juan Pablo II En la audiencia general 23-I-1980 DP-20  1980).

 

          Elevemos (...) nuestra plegaria y digamos juntos: <<Que todos sean una sola cosa>>.

 

* Para que, desde ahora, los cristianos den un testimonio común al servicio de su Reino. Oremos

        

-         Que todos sean una sola cosa.

 

* Para que todas las comunidades cristianas se unan en la búsqueda de la plena unidad. Oremos

 

* Para que se realice la perfecta unidad de todos los cristianos, de modo que Dios sea glorificado por todos los hombres en Cristo Señor. Oremos

 

* Para que todos los pueblos de la tierra superen los conflictos y los egoísmos y encuentren la plena reconciliación y la paz en el reino de Dios. Oremos

 

Oremos: Acuérdate, Señor, de tu Iglesia: presérvala de todo mal; hazla perfecta en tu amor; santifícala y reúnela de los cuatros puntos cardinales en tu Reino, que has preparado para ella. Porque tuyo es el poder y la gloria por los siglos. Amén.

índice